Alexis Nickin, experto en tecnología y finanzas.

Beneficios de la tecnología financiera en el combate contra la pobreza en México

Mucho se dice que las empresas fintech o pertenecientes al ramo de tecnologías financieras, según lo indica la denominación (que resulta de la contracción de las palabras “finance” y “technology”) suponen un avance significativo en la inclusión de comunidades rurales y particulares que carecen de acceso a servicios financieros.

Como consecuencia de esta inclusión, también se espera una reducción de la pobreza en el país. La relación causa-consecuencia es clara hasta aquí, pero seguramente te estarás preguntando de qué manera se lleva a cabo este proceso y cómo la tecnología financiera es una de las claves para que se produzca.
Lo primero que hay que identificar en este sentido es el tipo de soluciones que estas empresas brindan a la comunidad. Expresado en palabras coloquiales, las fintech se encargan de proveer servicios financieros valiéndose de las últimas tecnologías de información y comunicación. Operan principalmente desde páginas de internet, redes sociales y aplicaciones para dispositivos electrónicos.

Algunas de las áreas en que comúnmente se desarrollan este tipo de empresas son las relativas a temas de seguros, pagos y remesas, préstamos, crowdfunding (financiamiento de proyectos), finanzas personales, gestión de inversiones y seguros, entre otras, cuya oferta puede resumirse en el otorgar facilidades para realizar operaciones como transferencias de dinero, adquisiciones diversas, préstamos, ventas y asesoría financiera. Todo esto de manera inmediata y vía remota (sin necesidad de acudir personalmente a los establecimientos bancarios), lo que redunda en la agilización de los procesos y en una disminución importante en el costo de las transacciones.

Actualmente, México es uno de los países con mayor inversión en el sector en América Latina y los especialistas prevén que la creciente apuesta por la tecnología contribuya al desarrollo económico de las comunidades rurales y de personas que viven en circunstancias de marginación respecto al sistema de mercado.

Gracias a la implementación de esta tecnología, las poblaciones pueden mejorar sustancialmente en materia de educación, salud, alimentación y agua potable. Lo anterior como resultado de un cambio positivo en la administración de los recursos debido al acceso y uso de los servicios financieros.

Ciertamente, el primer paso estará dado por garantizar la posibilidad de adquirirlos, pero el movimiento definitivo hacia la disminución de la pobreza dependerá de proveer a la población de la educación que le permita utilizar estos recursos.

Para el empresario y experto en tecnología, Alexis Nickin, “Las aplicaciones de la tecnología financiera para el beneficio de la población son numerosas e incluso de gran ayuda para situaciones de emergencia como lo fueron los pasados sismos de septiembre del 2017, en donde fueron mayormente utilizadas para enviar ayuda económica a los afectados”, según dijo en entrevista a un medio de comunicación nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *