La tendencia por diversificar los portafolios de inversión ha permitido a las criptomonedas adquirir mayor relevancia a nivel mundial, sobre todo cuando la popularidad de criptoactivos como Bitcoin o Etherum aumenta.

Asimismo, la volatilidad de algunas de estas criptomonedas en el mercado ha detonado en los usuarios e inversores la idea de generar ganancias millonarias en muy poco tiempo.

Este tipo de criptomonedas son conocidas con el nombre de Shitcoins, las cuales tienen como cualidad un alto nivel especulativo; además de no tener relevancia real en el mercado y en la mayoría de ocasiones no tener un valor específico. 

Existen casos de criptomonedas que puedan surgir como un meme, un juego u otra tendencia, y aunque suelen no ser útiles, sí tienen un atractivo para los inversores, como por ejemplo Dogecoin o SHIBA INU; no obstante, se encuentran otras como Squid Game, que resultó ser un fraude.

Los usuarios que apuestan por las Shitcoins, para tener verdaderas ganancias deben hacerlo diversificando su inversión, y a través de cantidades razonables.

Sin embargo, en ello radica el alto riesgo, ya que las pérdidas pueden ser totales, porque a pesar de que existen miles de estas criptomonedas en el mercado, poco se habla de los fracasos. 

Las Shitcoins suelen ser sinónimo de manipulación del mercado, sobre todo porque al emitirse buscan atraer el mayor número de inversionistas a través de hacer ruido en redes sociales, bajo el lema de lo disruptivas que pueden llegar a ser. Es algo muy parecido a lo que sucede en los mercados bursátiles con las llamadas penny stocks

Ante dicho escenario, lo recomendable es que antes de dejarse seducir por invertir en una Shitcoin, lo más apropiado sea corroborar algunos detalles. 

Algunos de estos estarían relacionados con el equipo detrás de la criptomoneda en cuestión, que el proyecto resuelva una problemática y aporte valor, que cuente con el “white paper” donde se detallen todos los pormenores de la misma, y que se cuente con los canales necesarios para que los usuarios mantengan comunicación con los creadores. 

No obstante, siempre será más prudente desconfiar de las promesas de altas rentabilidades, o de lo contrario, no destinar más del 10% de los portafolios a estas llamadas Shitcoins, porque son activos de muy alto riesgo. 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>