Bienvenidas y bienvenidos una vez más a mi blog. Soy Alexis Nickin Gaxiola, y en esta ocasión vamos a tocar un tema que por sí mismo resulta bastante llamativo: las “ballenas” en el mundo de las criptomonedas.

¿Por qué usamos el término ballenas? Se emplea a modo de analogía entre los colosales cetáceos que vemos navegar por los océanos y aquellos inversionistas que resultan ser unos verdaderos acaparadores de criptomonedas.

En el argot del mundo cripto, las “ballenas” o whales no son otra cosa que aquellas pocas manos que concentran la mayor parte del total de criptomonedas que hay en circulación.

Ballenas: entidades financieras, individuos o empresas

Las “ballenas” no necesariamente son personas, también se puede tratar de entidades financieras o direcciones de billetera que almacenan miles de bitcoins, ethereums u otras criptodivisas. 

Hay quienes establecen como parámetro para que un inversionista sea considerado “ballena” que atesore una cantidad mínima de 1000 bitcoins. Sin embargo, dentro de esta definición también podrían caber aquellos que poseen suficientes criptomonedas para impactar de manera significativa los precios del mercado, ya sea mediante la compra o venta de sumas millonarias de un criptoactivo.

Es decir, el gran número de criptomonedas en su haber les da el poder suficiente para mover el mercado, arrastrando al resto de usuarios de una misma criptomoneda hacia ganancias o pérdidas. Esto, sin duda, representa un serio riesgo para los inversionistas pequeños que confían en las criptomonedas como una reserva de valor, tal como lo fue en su tiempo el oro.

De acuerdo con un estudio del National Bureau of Economic Research (NBER), es muy clara la concentración de bitcoins en el segmento de las criptodivisas: si bien hay millones de inversionistas, los 10,000 más importantes concentran uno de cada tres bitcoins en el mundo. Los responsables del estudio no descartan que varias de las direcciones de billetera más importantes se hallen bajo el control de una misma entidad.

Whale Alert, movimientos de criptomonedas

Afortunadamente, existen sitios web como Whale Alert, el cual permite saber de manera casi instantánea cuando una de estas “ballenas” realizan un movimiento fuerte en su billetera digital. A la par, su cuenta de Twitter (@whale_alert) postea cada vez que se detecta un movimiento importante en las redes blockchain de las principales criptomonedas.

Por todo ello, es importante seguir de cerca la situación de las “criptoballenas”, debido al poder que tienen para alterar el mercado y hacer que inversionistas pequeños o simples ahorradores caigan en la ruina de un momento a otro, lo cual sin duda comprometería no solo el futuro del Bitcoin, sino de todos los criptoactivos.