México.- Diversas condiciones han acelerado el uso de la banca electrónica, las aplicaciones de pago y la tecnología financiera (fintech) consolidando así una cultura de pago digital en México.

Aunque la digitalización de pagos aún es relativamente nueva debido a la brecha tecnológica en el país, la crisis sanitaria, las operaciones en tiempo real, la capacidad de rastreo y menos comisiones, aceleraron el proceso de afianzamiento de una cultura de pago virtual en el país. 

La pandemia hizo que mucha gente perdiera el miedo a la banca digital por necesidad. Hace un tiempo parecía algo arriesgado, difícil de entender y hasta se veía con desconfianza. Sin embargo, la digitalización de pagos en México no sólo sigue creciendo a paso firme, también ha demostrado ser más segura y confiable.

De acuerdo con datos de la Asociación de Bancos de México (ABM), las operaciones de la banca digital mostraron un crecimiento del 21% entre enero y agosto de 2021, en comparación con el mismo periodo del año anterior. Asimismo, durante los dos primeros cuatrimestres de 2021 se realizaron 1,048 millones de operaciones por banca en internet.

En ese mismo año, el retiro de dinero en cajero cayó un 21% entre los meses abril y agosto, según datos del sector. En contracara, las transferencias digitales interbancarias aumentaron un 62% entre junio y agosto. 

Fue en septiembre de ese mismo año que las transacciones financieras hechas a través de móvil o de una página web representaron un 43% del total, comparado con el 31% un año antes, y las transacciones a través de ventanilla bajaron el 8%. De igual forma, el 60% de los consumidores prefirieron pagar con tarjetas de débito, en comparación con el dinero físico. 

Dichos números, no hacen más que generar mayor confianza hacia las fintech, ya que han sido las pioneras en promover la digitalización de las finanzas, una tendencia a la que, en cierta medida, se han sumado otros bancos tradicionales. Los clientes han encontrado en la digitalización de los pagos varias ventajas sobre los medios tradicionales. 

Tanto clientes personales como empresariales han preferido la digitalización para el manejo de varios productos financieros, ya que han observado ventajas que son difíciles de obtener por los medios tradicionales como el ahorro de tiempo, menos comisiones, soporte en línea, monitoreo 24/7, y más.

La crisis sanitaria también ha forzado a los bancos, cuya rentabilidad derivada de los créditos cayó un 29% entre febrero y septiembre de 2021, a facilitar la experiencia del usuario y a abrir nuevos canales. 

Con el desarrollo de las transacciones en línea y el incremento de operaciones internacionales, las soluciones de pagos transfronterizos así como el auge e-commerce forman parte de este cambio. Solo en los últimos cuatro meses creció un 8% y en términos anuales, un 22%. 

El confinamiento ha obligado a los negocios a reinventarse. Todas las empresas deben tener una solución digital. La pandemia ha sido el mayor acelerador de esta transición.

TE RECOMENDAMOS VER  

Mercado laboral demanda más plazas Fintech

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>